Sentirasturias.es
Change language to English
En esta sección hablaremos de la Botánica y de la Fauna en Los Valles del Oso. Puedes navegar a cualquiera de estos dos temas con los siguientes enlaces:

Botánica en los Valles del Oso.


Fauna en los Valles del Oso.






Botánica en los Valles del Oso

(Santo Adriano, Proza, Quirós, Teverga)


Biogeografía

Estudia la distribución geográfica de los seres vivos, es decir, de los animales y plantas.

Biogeográficamente, Valles del Oso pertenecería a la región eurosiberiana , provincia atlántica europea, subprovincia orocantábrica, sector pico europeano ubiñense y subsector altoallerano-somedano. Esto quiere decir que en el verano no se sufren sequías prolongadas, que las heladas invernales no son excesivas, las temperaturas son atemperadas por la influencia del mar, aunque en los concejos de Quirós y Teverga la continentalidad es más marcada por la influencia de la meseta.

Los Valles del Oso poseen una accidentada geografía, la cual junto al clima y el suelo condicionan la formación de bosques y el nacimiento y crecimiento de distintas especies de árboles, arbustos o plantas.

Origen de los bosques

El clima es el factor más importante en la formación y origen de nuestros bosques, este ha tenido periodos más fríos y otros más templados o cálidos. En el periodo Terciario teníamos un clima húmedo subtropical donde reinaban los grandes helechos y aún quedan en Asturias vestigios, debido a la presencia de alguna especie de helecho. Posteriormente en el periodo Cuaternario ha habido alternancia del clima templado con periodos muy fríos a los cuales denominamos glaciaciones. Estos cambios han sido los que han ido modificando y cambiando los bosques, lo mismo que la fauna se ha ido desplazando buscando condiciones más favorables. Cuando el frio fue bajando en intensidad, desapareciendo los hielos, en el suelo se fueron asentando los abedules árboles muy resistentes al frio y en las orillas de los cauces de los ríos crecían los sauces, posteriormente según se iba atemperando el clima, llegaron tilos, robles, olmos, avellanos, el bosque mixto ocupa nuestra región, a continuación cuando el clima aún es más cálido nos colonizan encinas, madroños, laureles, los alisos ocupan las orillas de los ríos y las especies anteriores van subiendo de piso climático buscando protegerse del aumento de temperatura, el haya el árbol más abundante y representativo del bosque atlántico llega a Asturias aprovechando la continentalidad del clima centroeuropeo, los olmos y tilos van reduciendo su número, hayas y avellanos van colonizando las montañas, las encinas resisten en lugares favorables y los romanos ayudan a la expansión del castaño. Durante los últimos siglos el clima continental mediterráneo va penetrando por los puertos de montaña, se puede ver su influencia en los desfiladeros con orientación norte-sur como el Cares, los Beyos y los desfiladeros que tenemos en los Valles del Oso, Peñas Juntas, Valdecerezales, aunque donde más se puede ver es en la cuenca del rio Navia. Hoy en día el clima mediterráneo-continental y el atlántico-eurosiberiano se mantienen en equilibrio con oscilaciones aunque predomina este último.


Clima

Valles del Oso pertenece al dominio del clima eurosiberiano de tipo atlántico, el cual carece de sequias durante el año. En los días y las noches y en el verano e invierno, sus temperaturas no sufren grandes contrastes. Del mismo modo que al subir en altura, las temperaturas bajan y aumentan los días de heladas. Debido a lo abrupto del terreno, en los Valles del Oso, tenemos cuatro pisos climáticos:


Suelos

En los Valles del Oso podemos encontrar los dos tipos de suelo que existen en el Principado de Asturias, estos son: Uno de origen calizo con ph básico, rico en nutrientes, denominado suelo eútrofo y otro de tipo silíceo, es decir, areniscas, cuarcitas y pizarras, con ph ácido y pobre en nutrientes, llamado suelo oligótrofo.

Ejemplos de suelos calizos es el cordal de Sobia, sierra del Aramo y el macizo de Ubiña; y de suelos silíceos el de Ferreirua, Las Piedras o Peña Negra.


Los Bosques de los Valles del Oso

El bosque autóctono es de tipo atlántico, es decir, que debido a la falta de sequías y la proximidad del mar cantábrico que suaviza las temperaturas, no sufriendo las máximas y las mínimas grandes oscilaciones. Determina que los bosques sean de hoja plana y caduca, de manera que aprovechan las lluvias de la primavera y el aumento de horas de luz y calor para producir la fotosíntesis, sin embargo cuando llega el otoño y el invierno, las temperaturas van descendiendo al igual que las horas de luz, la savia deja de recorrer y llegar a las hojas y estas se van desprendiendo, esto vale también como defensa contra los vientos y la nieve, puesto que evita muchas mas roturas de ramas, también con la llegada de las heladas y la congelación del agua del suelo, el árbol sufriría cierta sequia no interesando la conservación de sus hojas.

Viendo este compendio de elementos, temperaturas, pluviosidad, orientación, suelos, etc…determinarán la formación de los distintos tipos de bosques.

Si durante sucesivas quemas fueramos degradando el bosque hasta convertirlo en pastizal, este a su vez se abandonará, irán naciendo los brezos, tojos, aulagas. Posteriormente piornos y escobas y por último, los abedules. Al principio sería un bosque joven, pero con los años alcanzando su madurez, entraría en lo que se denomina climax, cuando el bosque mantiene su equilibrio natural, se estabiliza , ha llegado al estado climácico.

Tipos de bosques


Flores y plantas

La primavera es un regalo a la vista con infinidad de flores como las prímulas, gencianas, violetas, campanillas, ranúnculos, rosales silvestres, dedaleras, geranios silvestres, jacintos silvestres, azucenas, clavelinas, narcisos, azafranes silvestres, orquídeas y un largo etc…

Pequeños frutos como el de los arándanos y las fresas silvestres o miruéndanos los encontramos en claros de bosques, en el borde de caminos o alternando con los brezos.

Fauna de los Valles del Oso

(Santo Adriano, Proza, Quirós, Teverga)


Como anteriormente hemos comentado que la flora pertenece biogeograficamente a la Región Eurosiberiana sucede lo mismo con la fauna donde existe una similitud con la del resto del norte de Europa debido a las glaciaciones del periodo Cuaternario que empujaron a los animales hacia el sur y una vez se fueron retirando los hielos se mantuvo la fauna en los enclaves montañosos del norte de nuestro país esto es sobre todo en los Pirineos y La Cordillera Cantábrica, a diferencia del resto de España y el sur del continente donde existe una influencia mediterránea aunque claro está que ciertos animales se han adaptado perfectamente a diferentes ecosistemas Atlántico , Mediterráneo o al de alta montaña y otros son especialistas en un microclima o dependientes de un alimento concreto o necesitan un hábitat determinado.


La cota más baja esta en los concejos de Santo Adriano y el de Proaza con poco más de doscientos metros de altitud junto al rio Trubia donde el clima es más benigno y según vamos ascendiendo en Caranga de Abajo se divide en dos valles uno hacia Teverga tributando las aguas el rio del mismo nombre con alguna de sus montañas que rozan los 2000 m. y otro hacia Quiros donde su mayor altitud es el Fontán Norte con sus 2417 m. y puede helar cualquier mes del año.


La fauna que habita estos concejos podemos considerarla muy valiosa con dos especies que se deben destacar incluso a nivel nacional con futuros muy diferentes una seria un ave, el gran gallo de los hayedos, abedulares y robledales el urogallo cantábrico (Tetrao urogallus cantabricus) antes abundante pero ahora mismo se puede considerar casi extinto, ya no se le escucha en el mes de abril su característico canto en los cantaderos exhibiéndose sobre la rama de un árbol a las hembras, hay estudios que dice que con la tasa actual de declive el urogallo puede desaparecer de la Cordillera Cantábrica en 20 años. Es la menor de las doce subespecies que existen en el mundo y la única que no habita en bosque de coníferas. El macho y la hembra se diferencian claramente mientras el primero tiene un plumaje gris azulado oscuro a negro con reflejos verdosos en el pecho, las alas son pardas oscuras con una mancha blanca, cejas marcadas rojas, cola desarrollada que mantiene abierta en abanico, pico blanquecino, corto y fuerte, la hembra con un color barrado tosco que le permite camuflarse y pasar desapercibida, mancha pectoral pardo rojiza, un pico igualmente corto y fuerte pero más gris pardo, la cola de la hembra es corta y redondeada, patas sin espolón y tarsos emplumados en ambos géneros. Su alimentación principal son arándanos y las bayas del acebo, pero también brotes de brezos, helechos, plantas herbáceas, para los pollos son importantes las larvas de hormigas y los invertebrados. El escenario y causas del declive puede estar relacionado con la fragmentación de sus territorios, la consecuencia es mayor desplazamiento con mayor riesgo de depredación, los depredadores del urogallo son generalistas, en los adultos son martas y zorros, siendo insignificante comparándola con la producida sobre huevos y pollos principalmente jabalíes, córvidos, azores. De igual manera debemos mencionar la competencia del ganado domestico y los ciervos o venados por las arandaneras y sus frutos, pudiendo pisar y deshacer las nidadas. Esto nos llevaría a otra causa que nos marca el declive la bajísima tasa de productividad en los pollos. Y por último mencionar el cambio climático, siendo un ave de bosques boreales y teniendo en cuenta que aquí tenemos la población más meridional puede sufrir aún más dicho cambio climático.


La otra joya faunística es un mamífero, el oso pardo cantábrico, osu (Ursus arctos pyrenaicus), existen numerosas subespecies, el oso grizzly de Norteamérica es otra subespecie más grande y de mayor peso, aunque en tamaño sobresale el oso kodiak que vive en la isla del mismo nombre junto Alaska con un tamaño cercano a los 3 m. de longitud y un peso aproximado de 600 kg., sin embargo nuestra subespecie es más modesta pero igualmente importante su longitud ronda los 2 m. y su peso 250 kg. en machos, 180 kg. en hembras, con una alzada a la cruz de 60 cm. a un metro. Sus orejas son redondas, olfato desarrollado, uñas fuertes, bastante largas, su pelo variable en sus tonalidades desde los grisáceos, pardo-grisáceos o amarillentos, con dos mudas anuales, la del invierno más espesa. Tiene un aspecto apacible pero no deja de ser un animal salvaje de gran tamaño, inteligente, dotado de una gran fuerza, astucia, lentitud engañosa, agilidad y velocidad puede correr hasta 50 km/h y voracidad, por otro lado es tímido, tranquilo, esquivo, rehúsa nuestra presencia pero no duda el ataque para proteger sus crías.


El oso es un animal solitario, sin embargo, en los meses de junio, julio le llega la época del celo, su actitud cambia, volviéndose el macho agresivo y huraño con otros machos competidores y la hembra una vez copulada se vuelve irascible y esquiva. El tiempo de gestación (retardada) es de unos seis o siete meses y llegado el invierno vendrán al mundo uno o dos oseznos (esbardos), raramente tres, prácticamente desnudos, diminutos y con un peso de 200-300gr. Su hábitat preferido es el bosque mixto donde hay robles, hayas, avellanos, abedules con claros que ayuden al crecimiento de los arándanos, pero lo mismo se le ha visto cerca de los pueblos de los valles que en pasos de alta montaña. El oso es un animal omnívoro, come absolutamente de todo, líquenes, brotes tiernos, raíces, hormigas, larvas de insectos, lombrices, avellanas, castañas, hayucos, bellotas, arándanos, todo tipo de bayas (serbales, mostajos), cerezas, huevos, roedores, por desgracia también causa cierto daño en la cabaña ganadera atacando a potros, terneros, ovejas, cabras y sobre todo el mayor daño es a las colmenas ya que les encanta la miel. Osos y humanos raramente se han llevado bien, existiendo a la vez admiración por un animal tan fuerte e inteligente. Gracias al abandono de los pueblos existiendo una menor presión demográfica, a una mayor rapidez en los pagos de daños y una mejor gestión de su hábitat, el número de osos ha aumentado en los últimos años pero esto no quiere decir que debemos bajar los brazos porque su número aún es crítico.


Curiosamente antes se pensaba que protegiendo al oso, protegíamos de igual manera al urogallo al convivir en el mismo hábitat, pero sus futuros son muy distintos, actualmente, al tener diferentes problemas y peligros.


Debemos mencionar a un cánido que ha acompañado al hombre desde la prehistoria, como enemigo y competidor, llegando después a domesticarlo y conocerlo en multitud de razas de perro que existen en la actualidad. Quizás no hay mamífero con más historias y leyendas, este es el lobo.


El lobo ibérico, llobu (Canis lupus signatus), el gran depredador en nuestra península, cazador social ya que caza en manada, es un animal cauto, astuto, intranquilo, inteligente e instintivo con un sentido del olfato desarrollado y buen oído, se parece a un pastor alemán pero las razas de perros más próximas a él son las esquimales (Husky,Alaska), gran corredor de fondo debido a su resistencia, en sus noches de caceria puede recorrer hasta 60km., animal carnívoro por excelencia, selectivo, escoge a los enfermos, heridos, viejos entre sus presas, que estas pueden ser rebecos, ciervos, jabalíes, corzos, tejones, zorros etc. Su hábitat va desde el bosque con monte de brezos y piornos a la montaña, aunque también se acerca a los pueblos detrás de la caza o atacar a animales domésticos cuando acecha el hambre. El lobo ibérico es más pequeño que los lobos del norte de Europa o los lobos árticos pero su estructura social es la misma jerarquizada por un macho y hembra alfa, estos son los únicos que pueden procrear y los primeros que comen de las presas abatidas, con unas pautas de conducta severas y respetadas según su posición en el grupo, tienen digamos un código de comunicación según la expresión de su cara y la postura de orejas y rabo. En Asturias el lobo no está considerado animal amenazado, ni especie cinegética, no obstante, debido al continuo conflicto desde que el hombre es hombre por el ataque al ganado domestico causando grandes pérdidas económicas, se ha aprobado un plan de gestión pero este desde mi punto de vista no está resultando efectista, por dos causas principales, una por parte de los ganaderos al querer cobrar por daños no cometidos por el lobo y otra por parte de la administración que debería estar menos politizada y haber más técnicos compartiendo el día a día con los ganaderos y pagando mucho más rápido las indemnizaciones por dichos daños.


Ahora voy a mencionar el ave más majestuosa que tenemos en los cielos de nuestros valles y montañas a la cual he tenido la suerte de observarla a escasos metros y no tendría palabras para explicar la belleza de esta ave, el águila real, aigla rial (Aquila chrysaetos). Es un ave rapaz diurna y depredadora, como el resto de animales carnívoros en continuo conflicto con el ser humano, caza crías de corzo, jabalí, rebeco, liebres etc., pero de igual manera crías de oveja y cabra, perros, gatos, eso ya sabemos que conlleva. De igual modo ha despertado admiración por su nobleza, fuerza, valor, porque es poderosa, veloz y arrogante. Ha sido perseguida a sangre con escopetas, cepos, venenos, hoy en día está protegida por la ley, también es un ave de cetrería, quien más puede saber de ellas son las tribus nómadas de las montañas del Himalaya que las emplean para cazar zorros e incluso lobos, ya nos podemos imaginar ese poder.


Teniendo en cuenta que es más grande la hembra que el macho. Tiene una longitud de 75-90cm., una envergadura de 150-230cm. y un peso de unos 3-6kg, aproximadamente, su velocidad en picado alcanza los 200km/h, sacando hacia delante sus poderosas garras, clava una en la espalda y otra en la cabeza matando en el instante, tiene un pico fuerte y curvo como todas las rapaces y una gran visión. El plumaje les va cambiando con la edad desde un plumón completamente blanco cuando son pollos a según les va saliendo las plumas progresivamente se les va oscureciendo el plumaje, hasta que son adultos con seis años y son oscuros con plumas doradas en la nuca. Cortejo en el mes de febrero, incubación 43-45 días, realizan su primer vuelo con 75-80 días para no volver más al nido. La pareja posee varios nidos que van rotando con los años para evitar parásitos. En los pollos son frecuentes los casos de cainismo donde los hermanos más fuertes matan a los débiles, teniendo así más posibilidades de sobrevivir al no tener competencia por el alimento. Debemos proteger a la mayor de nuestras águilas.


No es casualidad que al zorro, raposu, rapiega (Vulpes vulpes) se le atribuya gran astucia e inteligencia, debido a su adaptación, a que es muy precavido y al alto número de crías en cada una de sus camadas, salva las dificultades y se le puede ver en cualquier hábitat, hasta en los parques de nuestras ciudades. Su longitud es de 60-90 cm. y la cola 30-50 cm. Tiene desarrollados los sentidos del oído, olfato y la vista, un cuerpo alargado y fino, con un hocico afilado, orejas erguidas, patas cortas y un pelaje rojizo, cola tupida y espesa, terminada en un penacho blanco cuando es adulto. Pertenece a la familia de los cánidos al igual que nuestros perros, de hábitos crepusculares y nocturnos, generalmente son solitarios. Principalmente carnívoros pero comen de todo, invertebrados, bayas, fruta, huevos, carroña, se les ve también rondando gallineros y basureros. Su población no corre peligro, debido a su alta densidad, no solo por lo anteriormente mencionado, sino también porque el hombre ha diezmado sus enemigos naturales como son lobos o águilas.


Dentro del orden de los carnívoros la única especie de la familia de los felinos que nos representa es el gato montés, algaire (Felis sylvestris), más grande y corpulento que el gato domestico y a su vez el macho que la hembra, de 50 a 80 cm. de longitud y de 4 a 8 kg. de peso, su alzada es de 35-40 cm. Se distingue por su corta más bien corta, gruesa, anillada de negro con pelo largo, su pelo es de color gris rayado de negro, cabeza redondeada y robusta, contrae las pupilas con el aumento de luz, bigotes largos y blanquecinos, posee colmillos afilados, uñas retractiles, esto es que las puede recoger, como todos los felinos. Su hábitat son los bosques con roquedos y claros. La alimentación la constituyen principalmente los roedores, ratas, ratones, ardillas, liebres, pájaros, crías de corzo o jabalí, mustélidos. Animal solitario, nocturno, buen trepador, excelente vista y olfato. Su celo es en el mes de febrero, naciendo de tres a cinco crías en el mes de mayo. El mayor problema que tiene el gato montés es la hibridación con los gatos domésticos. Su futuro está comprometido por lo cual debemos hacer todo lo posible por preservarlo.


*(No hay ningún estudio, pero existen comentarios por habitantes de los pueblos altos de Quiros y Teverga de haber visto un gato grande con cola corta y pinceles en las orejas, que no habían observado, ni oído nada al respecto, nunca. Pudiera ser que haga incursiones o que busque nuevos territorios, el lince ibérico (Linx pardina).


Siguiendo con los carnívoros mencionamos la familia más numerosa en nuestros valles, los mustélidos, comadreja, mostadietsa (Mustela nivalis), garduña, fuína (Martes foina), marta, fuína (Martes martes), turón, furón (Putorius putorius), armiño, papalbina (Mustela arminea), nutria, llondra (Lutra lutra) y tejón, melandru (Meles meles), muy parecidas en cuanto a su morfología a excepción del tejón, sus colores son pardo-castaños con diferentes tonalidades más clara u oscura según la especie, cuerpos alargados, orejas pequeñas y redondeadas, patas cortas, de gran movilidad, según la especie con la cola más o menos larga, más especializados son la marta que es forestal, se alimenta de ardillas y pájaros, la nutria dependiente del agua y sus presas los peces, excelentes cazadores de ratones, ratas, musarañas, topillos, lagartos, ranas e incluso aunque sean mucho mayores conejos y liebres. A diferencia de los anteriormente mencionados, el tejón posee la cabeza aplanada, hocico algo puntiagudo, tronco macizo, patas cortas y robustas con uñas largas ya que es excelente excavador y su rasgo más característico es su antifaz negro, es omnívoro ya que come de todo.


El último carnívoro que voy a mencionar, pertenece a la familia de los vivérridos, es la gineta, xineta (Genetta genetta), se cree que la introdujeron en la península ibérica los árabes, excelente cazador y trepador, esbelto, pelaje grisáceo con manchas negras, cola larga y anillada, patas y orejas cortas, animal solitario, nocturno, caza sobre todo roedores, pájaros, pero también entra en su alimentación, huevos, reptiles incluso peces.


Mencionemos ahora los fitófagos (herbívoros), orden de los ungulados artiodáctilos (dos dedos, pezuñas), donde tenemos tres familias los cérvidos, con dos especies, el ciervo común y el corzo, un bóvido (caprino), el rebeco y un suido, el jabalí.


Ciervo común o rojo, venau (cervus elaphus), peso 90-150 kg, longitud 140-200 cm., alzada 100-130 cm., este es más pequeño que los ciervos europeos, pelo pardo-rojizo se vuelve grisáceo en el invierno, solo los machos poseen cuernas y estos son más grandes, empleadas por estos, cuando el celo (berrea) les llega en el mes de septiembre para sus cruentas peleas, donde el macho más fuerte se lleva un harén de hembras, una vez copuladas, los machos vuelven a su vida solitaria y las hembras forman pequeños grupos, las cuernas las pierden anualmente, saliendo una punta más, cada año hasta un número máximo de 8-10 puntas. En su alimentación entra la hierba, bayas, musgos, brotes, castañas, bellotas, su hábitat son los bosques donde haya claros, espacios abiertos que tengan brezales y piornales y con presencia de agua, actividad crepuscular y al alba. Es abundante en nuestros montes.


Corzo, curciu, corzu (Capreolus capreolus), peso 15-27 kg, longitud 85-130 cm., alzada 60-70 cm., llamativo, inquieto, tímido, pelaje pardo-rojizo, se va volviendo pardo- grisáceo en invierno, tono blanquecino en la garganta y una mancha blanca alrededor del ano. Tienen una cuerna los machos de hasta tres puntas que también renuevan cada año. El celo no es tan espectacular como el de los ciervos y suelen tener la cópula con una hembra, aunque a veces la mantienen con más, para luego los machos volverse solitarios y las hembras formar grupos de dos o tres individuos. Su alimentación consiste en yemas de árboles, frutos, bayas, hierba, se le puede ver en los lindes de los bosques pastando en prados y refugiándose entre la vegetación en cuanto presienten el peligro. Con el abandono de pueblos y fincas, ha aumentado su población notablemente.


Rebeco, rebecu, rebezu (Rupicapra rupricapa), peso 20-35 kg., longitud 90-120 cm., alzada 60-70 cm., elegante y esbelta silueta, parecida a la de una cabra, más pequeño que su pariente europeo, su pelo es castaño-rojizo para volverse más pardo negruzco en invierno, son características su franja dorsal y dos bandas oscuras que van desde el hocico hasta la base de los cuernos, las hembras poseen cuernos lo mismo que los machos en forma de gancho y estos no se desprenden como en los cérvidos. El apareamiento se produce en los meses de noviembre-diciembre, después se forman grupos de hembras y machos, las hembras traen a sus crías en el mes de mayo. En su dieta están las gramíneas, hojas, musgos, líquenes, arbustos, corteza de árboles. Su hábitat en verano son los prados de alta montaña, cuando presiente el peligro corre hacia los riscos verticales para protegerse como ágil escalador, según van llegando las nieves del invierno bajan al límite superior de hayedos y abedulares. Sus poblaciones fueros diezmadas por culpa de la sarna pero actualmente goza de buena salud.


Jabalí, xabalí, xabaril (Sus scrofa), peso 50-120 kg, longitud 60-130 cm., alzada 57-70 cm., similar a un cerdo, cuerpo compacto y robusto, cuello corto, cabeza grande, potente hocico, olfato muy desarrollado, en el caso de los machos con largos caninos (navajas), patas cortas y fuertes, su pelaje (cerdas) es de color pardo-negruzco. El celo es octubre- noviembre y las crías (jabatos, rayones) nacen de 4 a 6 en la primavera, las madres se vuelven protectoras y agresivas. Son animales sociales (piaras), a excepción de los machos adultos a veces acompañado de un escudero o individuos viejos, hábitos nocturnos, si nos referimos a su hábitat, es un todoterreno, bosques, montañas, no teme la proximidad a los pueblos, pero necesita cerca agua y barro donde le gusta revolcarse para protegerse de los parásitos, en su dieta diremos que come absolutamente de todo, carroña, huevos, pollos, ratones, tubérculos, semillas, bayas, frutos, insectos etc.


Nombrare algunos mamíferos en la que su situación es más o menos abundante en Los Valles del Oso pero de igual importancia en la cadena trófica (alimentaria), la cual ayuda a mantener el equilibrio de la naturaleza.


Liebre de piornal (Lepus castroviejoi), endémica de la Cordillera Cantábrica, erizo común (Erinaceus europaeus), ardilla común (Sciurus vulgaris), lirón careto (Eliomys quercinus), lirón gris (Glis glis), topo común (Talpa europaea), topo de agua (Galemys pirenaicus), ratas, ratones, topillos, musarañas y murciélagos.


Al margen de las dos especies anteriormente descritas, comenzare escribiendo sobre las aves con la de mayor envergadura, volando sobre nuestros cielos, el buitre común o leonado (Gyps fulvus), esta ave tiene una longitud de hasta 107 cm., envergadura hasta 280 cm y un peso 6,5-8,00 kg. Alimentación cadáveres de animales salvajes o domésticos, plumaje de color leonado como indica su nombre, su mayor característica es su cabeza y cuello desprovisto de plumas , pico fuerte, largo y ganchudo, no realiza emigración, prefiere anidar, dormir y planear aprovechando las corrientes calidas en terrenos montañosos desplazándose en busca de carroña.


Alimoche o buitre egipcio, zapiquera (Neophron percnopterus), el más pequeño de nuestros buitres, en el otoño emigra a sus cuarteles en África para regresar en la primavera. Longitud hasta 66 cm., envergadura 150-170 cm., peso 1,8-2,4 kg. Su dieta incluye desperdicios, carroña y estiércol. Sus plumas son blancas con algunas negras en alas y cola. Construye nidos rudimentarios en cavidades de las paredes rocosas. Es de las pocas aves que utiliza instrumentos, coge piedras para romper huevos de avestruz, tirándolas contra este hasta que parta la cascara, si el huevo es pequeño es este el que coge con su pico arrojándolo al suelo para que rompa.


Diré que se han visto sobrevolar sobre nuestros valles y montañas, individuos errantes de quebrantahuesos, frañagüesos, (Gyapetus barbatus), antaño esta hermosa ave existió en nuestra región, actualmente hay programas de reintroducción en Picos de Europa y buitre negro (Aegypius monachus).


Otras rapaces diurnas que nos acompañan en la comarca son el ratonero común al cual ahora se denomina busardo ratonero, guzapu (Buteo buteo), es la rapaz más abundante de nuestra región, quien no la ha visto sobre los tendidos eléctricos, esperando a lanzarse sobre cualquier roedor. Longitud hasta 57 cm., envergadura 120-140 cm., peso 600-1350 gr. Plumaje variable desde pardo oscuro a casi blanco. Hábitat bosques caducifolios mixtos con espacios abiertos o prados. Alimentación ratas, ratones, pájaros, reptiles. Nidifica en árboles, su silueta es como la del águila real en pequeño.


Halcón común o peregrino, ferre (Falco peregrinus), su velocidad en picado es cercana a los 300 km/h, si hablamos de cetrería hablamos del peregrino. Longitud 38-52 cm., envergadura 81-113 cm., peso 580-1050 gr. Su plumaje es gris pizarra por encima, blanco por debajo con barrado gris oscuro, cabeza y bigoteras pizarra oscuro. Hábitat acantilados rocosos desde la costa a la alta montaña. Alimentación es un especialista en la caza de aves, patos, córvidos, palomas etc., empleando diferentes técnicas para la caza.


Cernícalo común o vulgar, peñerin (Falco tinmunculus), este pequeño halcón si tiene una característica es su perfecto dominio del aire, pudiendo quedarse quieto con un continuo batir de alas. Longitud 32-39 cm., envergadura 70-80 cm., peso 140-270 gr. El color del plumaje entre macho y hembra varía, cejas, mejillas gris azulado, espalda castaño rojizo con manchas negras, cola gris ceniza, la hembra con la cabeza y espalda color canela, la cola castaño rojiza y barrada. Hábitat acantilados y lugares rocosos, espacios abiertos con árboles o edificios abandonados para nidificar. Alimentación ratones, musarañas, coleópteros etc.


Azor, ferre (Accipiter gentilis), gran especialista en bosques, excelente cazador, gran destreza para esquivar ramas y todos los obstáculos que se encuentra, gracias a sus alas redondeadas y larga cola. Longitud 48-61 cm., envergadura 99-119 cm., peso 680-1260 gr. El macho es por la espalda pardo-grisáceo y la hembra gris pizarra, el pecho de tonos blanco-grisáceo con un fino barrado gris-pizarra horizontal, llamativa ceja blanca. Hábitat bosques de valle y montaña. Alimentación prefiere aves como palomas, urracas, arrendajos, otros córvidos, pero también conejos, ardillas o ratas.


Gavilán, ferre (Accipiter nisus), es como la versión pequeña del azor. Longitud 27-38 cm., envergadura 60-80 cm., peso 110-305 gr. E l plumaje del macho por encima puede ser gris-pardo y el de la hembra gris-azulado, finamente barrado por debajo. El hábitat de esta ave son los bosques de todo tipo alternando con claros. La alimentación está basada fundamentalmente en aves, raramente mamíferos. Al igual que su primo mayor excelente ave para la cetrería.


Todas las rapaces tienen normalmente en común, el que las hembras son hasta casi un tercio mayores que los machos, picos fuertes y curvados (en forma de gancho) y garras largas y fuertes para cazar a sus presas.


Otras rapaces diurnas que podemos ver en nuestra geografía de manera aleatoria o accidental son las águilas (calzada, culebrera), milano negro, alcotán, aguiluchos (cenizo, pálido), milano real y halcón abejero.


El búho real (Bubo bubo), es la mayor de las rapaces nocturnas de nuestros cielos, longitud 60-71 cm, envergadura 150-180 cm., peso 2.000-3200 gr. Destacar su fuerza y robustez con sus penachos de pluma a modo de orejas, grandes ojos, patas y pies cubiertos de pluma, plumaje pardo amarillento con manchas negro parduzcas por arriba, con manchas por debajo longitudinales oscuras y fino estriado horizontal. Su hábitat, para poner su nido, bosques con paredes rocosas, pero necesita de campo abierto para cazar. En donde hay abundancia de conejo es su presa habitual, pero aquí es más variada aves, ratas, ardillas, mustélidos, zorros e incluso crias de corzo y jabalí. Muy escaso no solo en nuestro territorio sino también en Asturias.


La lechuza común, curuxa (Tyto alba), longitud 33-39 cm., envergadura 91-95 cm., peso 300-350 gr. Destaca su disco facial acorazonado, la parte baja del cuerpo es blanca y su dorso es dorado con manchas de color gris. Su hábitat son troncos de árboles viejos, agujeros en muros, desvanes, campanarios etc., les gusta estar cerca de asentamientos humanos debido a la generación de desperdicios y basuras, la cual ayuda al aumento de ratas y ratones que son la base de su dieta.


El cárabo, curuxu (Strix aluco), longitud 38-47 cm., envergadura 91-100 cm., peso 335-720 gr. Disco facial redondo, plumaje castaño a gris, con listas oscuras por abajo con manchas alargadas. El hábitat son todo tipo de bosques, incluso parques con buen número de árboles. Dentro de su alimentación ratas, ratones, topillos, insectos, anfibios. Quizás sea el cárabo la rapaz nocturna más escuchada y menos conocida.


Mochuelo común, curuxa, miagón (Athene noctua), longitud 21-27 cm., envergadura 57-61 cm., peso 125-200 gr. Forma de x en el centro facial con la cabeza aplanada, pardo por encima con manchas blancas y blanco amarillento por abajo con franjas verticales pardas. Hábitat, tierras de cultivo, campo abierto próximo a pueblos. En su dieta entran roedores, pequeños pájaros, pero fundamentalmente grandes coleópteros y lepidópteros. Es la rapaz nocturna más diurna.


Autillo, curuxina (Otus scops), la rapaz más diminuta, nos visita en la primavera para reproducirse y se va a finales de agosto a África. Longitud 19-21 cm., envergadura 49-54 cm., peso 70-145 gr. Con “orejas” (penachos de pluma), pasa totalmente desapercibido porque se apega al tronco de los árboles y es del color de estos. Su hábitat son las zonas de cultivo con matorral, jardines y parques. La base de su alimentación son insectos aunque también algún roedor o pajarillo.


Estas aves se caracterizan por tener garras fuertes y largas, picos fuertes, cortos y curvados. Al tragar enteras a sus presas regurgitan las egagrópilas que son como bolas de huesos, plumas, pelo o insectos, en base a esto podemos saber su alimentación.


Por citar otras aves y pájaros que hay en nuestro territorio dentro de la familia de los córvidos están los cuervos, cornejas, grajas, urracas, arrendajos y chovas piquigualdas, algunas de ellas son muy inteligentes y tienen capacidad de aprendizaje. En los bosques mejor conservados y más extensos está presente el mayor de los pájaros carpinteros el pito negro, destaca su cabeza en contraste con su cuerpo totalmente negro, también se puede ver en alguna pomarada al pico real comiendo hormigas y sus larvas, alimento exclusivo, con la cabeza roja, cuerpo verdoso amarillento por arriba y blanco grisáceo por abajo, por citar al carpintero más abundante esta el pico picapinos estos son blancos y negros pero por abajo en la parte inferior tiene plumas rojas y el macho con la nuca también roja. Abundan las palomas torcaces, mirlos, zorzales y de vez en cuando se pueden ver alguna oropéndola, abubilla o cuco. En los pisos subalpino y alpino, gorriones y acentores alpinos dan música con sus cantos a la soledad de la alta montaña, dejándose ver a veces el bonito treparriscos.


Otros pájaros son carboneros, petirrojos, trepadores, jilgueros, chochines, verderones, pinzones, camachuelos, mirlos acuáticos, lavanderas, garzas reales, anátidas como cercetas o ánades reales y un largo etc.


Para finalizar con la rica fauna de los Valles del Oso citare a algunos de los reptiles y anfibios que podemos ver, la víbora de seoane, las culebras bastarda, escalera, de collar etc., lagarto verde o las lagartijas común y serrana. Anfibios como la salamandra, los tritones alpino, jaspeado o ibérico, las ranas de San Antonio, bermeja, común y los sapos como el común y el partero.


Destacar la abundancia en las aguas cristalinas de nuestros ríos de montaña de la trucha común.




www..es